México Campeón del Mundo Sub17… ¡Otra vez! (10/07/2011)(Video HD)

Jul 12, 2011 1 Comment by
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)

Han pasado ya más de 24 horas de que la Selección Mexicana Sub17 lograra el Campeonato del Mundo y yo en lo personal aún sigo emocionado. Tenía pensado ver el juego otra vez antes de escribir mi análisis pero por alguna razón (no muy inteligente, cabe mencionar) ya no está disponible en Cablevisión On Demand así que tendré que hacerlo con lo que me acuerdo del juego. En cierta forma se puede decir que mis impresiones son hasta cierto punto no viciadas porque no vi el juego con comentaristas ya que estaba en el Estadio Azteca, o por lo menos eso quiero suponer. Voy a tratar de ser lo más objetivo posible.

Primero que nada hay que decir que fue un partido exactamente como lo esperábamos, súper duro, súper difícil. Los uruguayos dejaron claro que la garra charrúa está presente en todas sus categorías de selección nacional. La verdad es que jugaron bastante fuerte pero sin rayar en lo cochino desmedido, es decir, hicieron muchas faltas algunas muy fuertes pero en realidad ninguno fue de ‘mala leche’. En un principio los dos equipos se veían algo nerviosos y no es para menos, creo que hasta a cualquier jugador con años de experiencia en 1a división y Selección Nacional se habría sentido así en un Estadio como el Azteca. Los primeros 20 minutos pareciera que se estaban tanteando pero realmente ninguno de los equipos lograba establecer bien su estilo de juego. Más bien se vieron posesiones rápidas de pocos toques y que terminaban en pelotazos o perdiendo el balón.

El eslabón débil de la defensa

Antonio Briseño (4)

La verdad es que el que a los 25 minutos de haber empezado el juego, el delantero de Uruguay Rodrigo Aguirre chocara de cabeza con Richard Sanchez, quedando noqueado en el campo y tuviera que salir del campo definitivamente nos ayudo y le dio tranquilidad a la defensa mexicana que hasta ese momento había estado algo nerviosa.  Hay algo que no veo y que se ha comentado por todos lados, Antonio Briseño simplemente no fue seguro en este mundial. Si tuvo varias buenas jugadas donde alcanzo a cubrir balones pero en general yo siento que de toda la defensa Antonio Briseño fue el más inseguro. No importa si es el capitán o no, yo creo que fue el eslabón débil. Basta con echarle un ojo al partido contra Alemania donde regalo el primer gol por no estar concentrado y además de las múltiples faltas que hizo que eran de amarilla. En la final no jugó mal pero tampoco tuvo un partido excelente, los demás defensas fueron mucho  mejores.

El gol que metió fue un gran acierto y en cierta forma me da gusto que el capitán sea quien meta el primer gol en partidos difíciles, así como lo ha hecho múltiples veces Rafael Márquez, es como un grito de “si se puede”. Respeto que sea capitán y por algo será, pero en general no es el mejor defensa del equipo y simplemente no veo porque dicen que él y Carlos Fierro son los más talentosos (cosa que Fierro si es). Hubo una escena que se me quedo muy gravada. Cuando ya México iba ganando, Briseño hizo una falta bastante tonta que le dio un tiro libre a Uruguay cerca del área. La verdad es que no tenía porque hacerla no solo porque tenía a 3 compañeros cubriéndole la espalda sino que es bien sabido que el gran punto débil de esta Selección Mexicana Sub17 era nuestro portero Richard Sanchez (¡¡Benditos postes!!). Cada tiro libre, cada llegada, cada tiro de esquina nos hacía temblar porque Sanchez simplemente no es bueno por arriba o por abajo y tiene peores reflejos que mi sobrina de 5 meses, parece que se mueve en cámara lenta. Después de la falta que regalo Briseño no fue uno, ni dos, sino tres de sus compañeros que lo regañaron fuertemente, al punto que parecía que se ponían a discutir ahí a mitad del juego (sobre todo Espericueta fue el más duro y se gano un pseudo empujón de su capitán).

Me queda claro que son jóvenes de 17 años todavía y por lo mismo son propensos a cometer errores o perder la cabeza, simplemente me sorprende que el líder de la Selección (y eso es lo que significa ser capitán) sea regañado de esa forma y cometa ese tipo de errores. Sí, eso ya está de más porque al final de cuentas se gano y Briseño levanto el trofeo, simplemente lo digo para que seamos honestos y no esperemos que se convierta en el nuevo Franz Beckenbauer. Primero que nada para no presionarlo de mas (como paso con el ‘Pato’ Araujo) pero principalmente porque Briseño no ha mostrado nada que nos haga pensar que puede tener tal talento. Seguramente fue un gran capitán durante el torneo pero en su accionar en la defensa fue el que más nervioso me ponía.

El ajuste que inclinó la balanza

Fue hasta por ahí de los 28 minutos que el Raul “Potro” Gutiérrez hizo probablemente el movimiento más importante de todo el mundial y que agarro desapercibido al equipo Uruguayo; cambio la formación que había utilizado durante todo el torneo. El Potro Gutiérrez se gano todo mi respeto como técnico al aventarse a cambiar de su usual 4-4-2  a una formación 4-3-1-2 (moviendo a Arturo González como enganche entre los puntas y la media, dejando a Escamilla en el centro y Espericueta y Tostado por izquierda y derecha respectivamente). Esta formación lo que hizo fue tapar la salida de Uruguay y mantener presencia de los delanteros siempre sobre los defensas, además de cortar la conexión entre la defensa y la media.

A partir de ese momento el partido empezó a tomar un poco más de forma para México ya que aunque no dominó por completo el balón, si fue mucho más peligroso que Uruguay. México tuvo llegadas acompañadas por las bandas pero también fue peligroso al contragolpe. Fierro, Bueno y González hicieron sufrir a la defensa Uruguaya con sus movimientos y toque de balón. Honestamente no sé si Arturo González había jugado la posición de enganche antes pero le salió de maravilla; bueno fuera de un par de tiros de media distancia algo apresurados. De hecho, tan buen juego tuvo, que cuando el Potro Gutiérrez mando al campo a su “relevo de lujo” Giovani Casillas al minuto 85, el que salió no fue el propio González que usualmente lo hacía sino Carlos Fierro quién hasta ese momento había jugado todos los minutos del mundial.

Este ajuste en la formación dio pauta a una sensación de mayor control en el juego porque aunque Kevin Escamilla no tuvo su mejor partido, Jorge Espericueta dio un partidazo. Nunca se puso nervioso y jugó con una calma que yo nunca había visto en este nivel. Nunca se vio apresurado, ni presionado aun cuando tenía a 2 o 3 uruguayos encima. De alguna forma la gran mayoría de las veces encontró  la forma para dar un pase correcto o simplemente quitarse la presión y salir con calma. Jorge Espericueta fue el mejor jugador en el campo.

Carlos Fierro, un '9' nato...

Hay un punto más que hacer notar por la cual el ajuste del Potro funcionó: de alguna forma encontró la manera de jugar con dos puntas sin tener que estos se encimaran o se quedaran aislados del resto del equipo. No vi una sola jugada (quizás mi memoria me traicione y este equivocado) en la que Carlos Fierro y Marco Bueno no se entendieran. Parecía que sabían lo que el otro estaba pensando y hacían sus movimientos para complementarse. Si quieren un punto de comparación, ¿qué tal jugaron Chicharito y de Nigris en la Copa de Oro? Aún cuando metían goles, nunca se entendieron del todo y hacían exactamente lo mismo en el campo. Esto nunca lo vi pasar en ningún juego de la Sub17, Fierro y Bueno se volvieron a mí parecer en especialistas en recibir el balón de espaldas a la portería y retenerlo hasta que llegaran sus compañeros al ataque. Particularmente Carlos Fierro tiene una cierta chispa para hacer movimientos que los defensas no esperan, sobre todo cuando va a recibir un balón (como en lugar de bajarla, dejarla pasar/botar y darle la vuelta al defensa o simplemente tocarla ‘al lugar’ donde va a llegar un compañero). Eso es algo que no se enseña, se tiene. Es una picardía que requiere de mucha confianza en dentro del campo, sobre todo si tienes a 110 mil personas viéndote y tu solo tienes 17 años. Algo que me sorprendió de Fierro en este juego fue su sacrificio al bajar a defender o presionar la salida de Uruguay. Lo vi correr más que en cualquier otro partido del Mundial y eso ya es mucho. Se movió por toda la cancha, bajo a la media, se cambio de un lado a otro, la verdad es que tuvo un gran partido y una gran actitud.

Uruguay no mereció ganar

En general el partido fue sumamente peleado y podemos decir que ningún equipo tuvo el dominio total del juego. Por lo menos a mi me queda claro que aún con el marcador a favor de México, en ningún momento me sentí seguro o en control. El balón se la paso casi todo el tiempo en el medio campo con chispazos para ambos lados (aunque principalmente para México), es por esto que creo que Espericueta fue el mejor del juego. Cuando tenía el balón en los pies se sentía un poquito más de calma. Fierro mantuvo alerta a los defensas de Uruguay todo el juego porque, repito, corrió como nunca y peleo todos los balones.

Al final de cuentas lo más claro para mí fue que hubo justicia deportiva en este juego porque aún cuando tuvieron dos tiros pegaron en los postes (¡¡Benditos postes!!), Uruguay en realidad no merecía ganar el juego. México fue el que más lucho y mas busco este triunfo. No digo que Uruguay haya dado un mal juego, al contrario, jugo bastante bien pero fueron realmente chispazos los que causaron preocupación a México, no algo constante.

Lo he mencionado antes pero esta Selección Mexicana Sub17 tiene algo que la diferencia de la del 2005. La Selección del Potro Gutiérrez es un equipo. Tiene mucho talento pero este no es el que define lo que pasa en el campo, es decir, que no juega para uno o dos jugadores en particular. Al contrario, todos juegan en beneficio del equipo. Probablemente la Sub17 de Chucho Ramirez tenía mucho más talento que la del Potro Gutiérrez pero la Sub17 2011 juega fue más un equipo que la Sub17 2005, que eran más individualidades. Sin querer compararlos con el Barcelona (porque no lo son), es que el merito del equipo culé es que todos juegan en beneficio del equipo, hasta Messi (esa también es la diferencia con el Real Madrid). Justamente por eso Messi no es el mismo en Argentina que en el Barcelona, porque Argentina juega para Messi y el Barcelona no juega para Messi, Messi juega para el Barcelona.

Sobre los premios individuales

Carlos Fierro (Bronce), Julio Gómez (Oro), Jorge Espericueta (Plata).

Ya para terminar con esta “pequeña” columna solo me gustaría decir que se hizo un poco descarado que los premios a los tres mejores jugadores del mundial se los dieran a los mexicanos, en particular a Julio Gómez el Balón de Oro. Tuvo un buen torneo y en la semifinal dio una cátedra de carácter y agallas pero de eso a decir que fue el mejor jugador de los 24 equipos/552 jugadores que participaron en este Mundial creo que es una exageración. Si, se convirtió en un ídolo de un momento a otro y si tuvo un par de excelente juegos además de ser constante en los demás juegos pero no creo que mereciera ese premio. Es mas no creo que merecía siquiera el de bronce, sobre todo si tomamos en cuenta que solo jugó 20 minutos de la final y en realidad no fue un factor decisivo.  Si le dieron el Balón de Oro por lo que hizo en el partido de Alemania y como ese momento pasara a la historia de la FIFA, está bien. Lo entiendo pero creo que es un criterio un poco injusto para los demás jugadores.

Si me preguntan a mí, le habría dado el Balón de Oro a Carlos Fierro, el de Plata a Emre Can (Alemania), y el de bronce a Jorge Espericueta. Pero bueno, a mí nadie me pregunto porque al parecer no soy de la prensa especializada. No niego que la foto de los tres chamacos mexicanos levantando estos premios sea espectacular pero me queda la duda, y la escribo con la bandera de la objetividad, de si se decidió así por lo que se vivió en la final con un estadio de 110,000 personas repleto para una final Sub17 (cosa que nunca había pasado en la historia del Mundial Juvenil de la FIFA).  ¿Me pueden decir sin lugar a dudas que esto no influyo?

Al final de cuentas los trofeos se entregaron y si fueron los correctos o no, se olvidara con el tiempo. Lo único que la historia recordara es que México barrió en el Mundial Sub17 2011 y que barrio al ganar todos sus juegos y tener en su equipo a los tres mejores jugadores del torneo… y ¿saben qué? Definitivamente no es una mala historia.

¡¡MÉXICO CAMPEÓN DEL MUNDO SUB17 2011!!


Resumen del México vs Uruguay. Final del Mundial Sub17 México 2011.
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
Análisis, Español, Futbol, Opinión, Pablo Arvizu, Post, Video
Mandanos tus comentarios y/o opinión sobre este artículo:
parvizu@morethanjustsports.com

About the author